Feeds:
Entradas
Comentarios

Bollinos preñaos

Receta ancestral en mi familia que ha pasado de generación en generación. Más que receta, pues no hay, son unas indicaciones que os guiarán por el camino de la virtud.

La masa, con harina, de pan sin ser de fuerza, agua, levadura, sal y un pelín de aceite para suavizar. Bien hidratada, pero sin excesos.

El mangarao, de chorizo y jamón bien picadino, con doble del primero que del segundo.

El proceso de elaboración es el clásico de amasar, reposar, dividir, bolear, ronzar, relajar, formar, fermentar y hornear. Regla básica de mi abuelo: poca levadura y mucha fermentación que si no da tastu.

Cocción a fuego medio unos 20 minutos y estamos directamente transportados al cielo.

IMG_5786

 

 

Bollos de canela

Nuestra versión del clásico sueco pasado por la batidora yanqui. Al bollo de canela le incorporamos nueces de pecan al relleno y un frosting de queso crema. Ahora que nuestras miserias ya han sido irremisiblemente mostradas en playas y piscinas, es el momento de la bollería casera.

IMG_5750

Para la masa: Mezclamos en Thermomix 1/4 de taza de azúcar con 1 sobre de levadura de panadería seca, 3/4 de taza de leche, 2 1/2 tazas de harina, 1/4 de taza de mantequilla, 1 cucharadita de sal y 2 huevos L. Se mezcla todo y se deja a la máquina amasar un buen rato, unos 7 minutos. Se saca a la encimera, se ajusta de harina y se acaba de amasar.

Esperamos a que doble alrededor de una hora, desgasamos y extendemos.

Para el relleno: Es una pasta de 60 g de mantequilla con 60 g de azúcar de merara, 40 g de nueces de pecan picadas y una cucharada de postre de canela molida.

IMG_5752

Esparcimos el relleno por la superficie de masa extendida y doblamos en un cilindro largo. Cortamos en 16 cilindros que colocamos en dos moldes redondos de quiche untados en mantequilla y dejamos que doble otra vez.

Pintamos con huevo y horneamos una media hora 180º.

IMG_5761

Para el frosting: 200 g de queso crema, 50 g de mantequilla en pomada, una pizca de vainilla y 150 g de azúcar glas. Mezclamos queso, mantequilla y vainilla y acabamos incorporando el azúcar glas con la batidora.

Añadimos con un pincel la cobertura y dejamos reposar.

IMG_5766

Digno de konditori.

Para empezar, aclarar que nos hemos lanzado a un exitoso experimento que mezcla cosas de aquí y de allá, pero aseguramos que el resultado merece la pena.

Partimos de la idea de una galette francesa, pero utilizando una masa de empanada argentina.

La masa se hace con 500 g de harina, 2 pellizcos de sal, 100 g de mantequilla, 1 huevo, 2 cucharadas de aceite, 2 cucharadas de leche y 150 ml de agua tibia. La hacemos con la Thermomix, empezamos con la harina e incorporamos la mantequilla en dados y el huevo. Después va la leche y el aceite. Acabamos con el agua y la sal. Cuando esté bien amasado, dejamos reposar al menos 3 horas.

Sale bastante masa, que nosotros congelamos en porciones que quedan perfectas descongeladas.

Ahora salteamos una cebolleta con una loncha de bacon troceado. Sigue un puñado de piñones. Llega el momento de las 200 g de espinacas cortadas congeladas y acabamos con unas pasas hidratadas en vino de Oporto. Cuando está bien guisado todo, añadimos 100 ml de nata de cocinar que dejamos evaporar bien mezclado.

Estiramos las masa que sobre un poco por los extremos del molde. Incorporamos el relleno y le desmigamos 100 g de queso de cabra por encima. Semicerramos la empanada estilo galette, pintamos la masa y la parte arriba del relleno con huevo.

Horneamos 25-30 minutos a 200º y conseguimos esta preciosidad.

IMG_5780

Con menos masa que una empanada y más ligera que una quiche, esta galette una locura.

IMG_5778

Una receta de preescolar ameniza las comidas estivales.

Asamos cuatro tomates pera maduros una media hora a 200º con sal, pimienta, hierbas provenzales y un chorro de aceite. Pelamos, machacamos con un tenedor y reservamos. Sofreímos ahora en mantequilla y aceite de guindilla una cebolleta y un diente de ajo picados. Añadimos un poco de pimentón picante, damos un par de vueltas, incorporamos los tomates y empezamos a preparar el risotto al método tradicional de caldo de pollo poco a poco, revolver y evaporar.

Cuando esté casi hecho, incorporamos una mozzarella en cuadraditos, albahaca fresca picada y ralladura de limón al gusto. Se remueve bien hasta que se reparta la mozzarella fundida de forma homogénea.

Último toque de pimienta y parmesano en lascas y a la mesa.

IMG_5726

¿Tienes algo mejor que hacer hoy?

Receta muy sencilla en su planteamiento y deliciosa en su conclusión.

Por una parte, preparamos pasta fresca con guindilla picada y concentrado de tomate tal que así.

IMG_5695

 

Ahora picamos un pimiento rojo en tiras, cuatro tomates pera en cuartos y un calabacín en rodajas. Salpimentamos, chorro de aceite y al horno una media hora a 200º. Así se ven al entrar.

IMG_5689

 

Y así al salir.

IMG_5697

 

Cocemos la pasta, pelamos los tomates e incorporamos todo junto sobre un salteado de ajo picado con guindilla. Añadimos finalmente un poco de albahaca fresca, un chorrón de aceite de oliva crudo y queso parmesano rallado.

IMG_5701

 

Esta foto creo que hace justicia al plato.

Pinterest es el nuevo vicio culinario en esta santa casa. De entre la maraña de delicias americanas con las palabras buffalo y ranch en su nombre, hemos rescatado esta deliciosa segunda propuesta.

Sofreímos ajo y guindilla con alegría, añadimos los tomates secos y reservamos. En paralelo cocemos la pasta junto con un ramillete mediano de brécol. Ahora sacamos el brécol y lo picamos intentando no destrozarlo. Lo incorporamos a la salsa, añadimos la pasta, pimienta negra y un buen medallón de queso de cabra cremoso.

En un par de minutos se forma un plato coherente y apetitoso. Es este.

IMG_5663

Nos hemos quedado sin excusas para dejar caducar el regalo de mamá.

Te pregunta un amigo qué puede hacer con el regalo envenenado de su madre recién llegada de Roma con un paquete de bastones gigantes de pasta (ziti) y un bote de tomates secos en aceite de oliva.

Bueno, entre hoy y mañana damos dos posibles respuestas.

Empezamos con esta receta que necesita para 2 personas 5 salchichas blancas (ojala salsiccia cipolatta a las hierbas), 8 tomates secos, 1 diente de ajo, 1 vaso de vino blanco, salsa de tomate, aceite de oliva, pimienta, sal y queso parmesano.

Doramos levemente el ajo picado fino, añadimos las salchichas desmenuzada y los tomates secos en tiras que también doramos y escurrimos de grasa al acabar. Incorporamos el vaso de vino y dejamos guisar hasta que reduzca. Ahora un chorro de salsa de tomate, salteamos un minuto con la pasta cocida al dente y al plato con queso parmesano rallado y pimienta negra.

IMG_5627

Bendito veneno.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.